Ecologistas en Acción apoya a los técnicos del CSN en su demanda de independencia

La organización Ecologistas en Acción apoya a los técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear, que demandan independencia a este organismo y rechazan la injerencia del poder político. La labor del CSN no debería ser entorpecida por intereses espurios 

 

Hoy se ha producido un hecho inédito en la historia nuclear española: los técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) se han manifestado frente a la sede del organismo para protestar por las injerencias políticas, exigiendo independencia y denunciando el estilo autoritario de la actual dirección de la institución. En los últimos meses se han dado tres sucesos que han despertado la indignación de los trabajadores y han mostrado lo arriesgado que puede ser que el CSN acepte presiones políticas.

En 2013 el CSN informó favorablemente de la modificación del Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR), a petición del Ministerio de Industria, para que los propietarios de la central nuclear de Garoña (Burgos) pudieran solicitar una prórroga de su vida. El RINR es una pieza clave de la seguridad nuclear. En su nueva redacción, reduce las garantías de seguridad de las centrales nucleares. Además, esta modificación hace que nos encontremos ante una situación surrealista: el CSN está a la vez estudiando la reapertura y el cese de explotación de la central. Tras este desatino, nos encontramos con la aprobación de la autorización de emplazamiento otorgada al almacén temporal centralizado (ATC) en Villar de Cañas, a pesar de los informes técnicos que califican el emplazamiento de inadecuado. Finalmente, en el mes de julio se produjo el cese de Rodolfo lsasia González como jefe del Área de Experiencia Operativa y Normativa en la Subdirección de Instalaciones Nucleares en la Dirección Técnica de Seguridad Nuclear, dependiente de Antonio Munuera, Director Técnico de Seguridad Nuclear. Este cese se produjo porque el técnico se negó a cambiar la metodología de clasificación de sucesos nucleares en un sentido en el que disminuiría el número de sucesos clasificables.

Estos hechos son tres ejemplos graves del sometimiento del CSN a los designios del gobierno, en detrimento de la seguridad nuclear. Por si todo esto fuera poco, el gobierno quiere proponer un tercer consejero, con lo que se rompería el equilibrio histórico de que dos consejeros sean propuestos por el PP y otros dos, por el PSOE. Javier Dies, la persona propuesta, es muy próximo al PP.

Ante estos hechos, los técnicos han decidido protestar por las injerencias y exigen transparencia e independencia. Francisco Castejón, de Ecologistas en Acción, celebra “esta valiente toma de postura que mejora la seguridad nuclear y les brinda el apoyo de la organización en sus reivindicaciones”. Asimismo, “deplora la persecución que se desató contra algunos de ellos”.